Las lesiones más habituales del Running

Las lesiones más habituales del Running

Alrededor de 2,5 millones de personas en España salen a correr al menos dos veces por semana. No hay duda: el running se ha convertido en una actividad física que cada vez suma más adeptos, y esto se debe tanto a sus beneficios aeróbicos como a su facilidad de práctica. No hace falta ninguna preparación previa para salir a practicar running solo calzar tus deportivas y ser prudente a la hora de valorar tus rendimiento y exigencias físicas. Sin embargo existen ciertos cuidados que debes tener en cuenta al hacer running ya que puedes padecer de ciertas lesiones físicas. ¿Cuáles son las lesiones más típicas del running?

Está claro, todos sabemos correr pero no todos sabemos hacerlo de la manera correcta y con los hábitos y equipamiento adecuado. Muchas lesiones aparecen debido a una falta de conocimiento de las bases deportivas para realizar de forma correcta esta actividad física (ejercicios de pre-calentamiento y elongación post ejercicio, ritmos, resistencia, etc.), el uso de zapatillas deportivas no adecuadas y/o carencia de prudencia a la hora de practicar running, por estas razones, tienen lugar diferentes tipos de lesiones como:

  • La fascitis plantar es una inflamación del tejido que recubre los músculos de la planta del pie generando un dolor en el talón. La fascia es la que aporta estabilidad al tobillo y amortigua los impactos a la hora de correr. Este tipo de lesión podría evitarse utilizando un buen calzado deportivo y realizando ejercicios de estiramiento para lograr la máxima descarga de la zona. Si sientes un dolor en el talón puedes optar por aplicar hielo en la zona tras haber realiza actividad física con una frecuencia de 3 veces al día.
  • Si sueles sentir un dolor o molestia en la parte externa de la rodilla, puede que sufras del síndrome de la cintilla iliotibial causado por el roce muscular de la zona. Para poder evitar este tipo de lesión es importante realizar estiramientos pertinentes tanto a nivel local como del glúteo mayor.
  • La tendinitis también es un problema que afecta a quienes practican running a menudo, puede ser a nivel del tendón rotuliano o en el tendón de Aquiles en la zona de la rodilla. Este tipo de lesión, inflamación en la articulación bisagra de la rodilla, se produce por correr en superficies muy rígidas, malas prácticas de correr, uso de zapatillas en mal estado, entre otras. Este tipo de lesiones supone reposo absoluto y consulta con un especialista.
  • Las fracturas por estrés son lesiones muy típicas en running ya que se producen cuando los músculos se encuentran fatigados y no pueden seguir el ritmo constante lo que éstos no pueden amortiguar y absorber el impacto deportivo afectando directamente al hueso, donde éste se quiebra. Este tipo de lesiones deben ser tratadas por un especialista.

La actividad física es fundamental para quebrar con nuestro ritmo sedentario del día a día, nos permite aumentar nuestra capacidad aeróbica, mejorar nuestro estado de ánimo, estar en contacto con la naturaleza… por ello es importante conocer bien las buenas prácticas deportivas a la hora de iniciarse en el running.

 

 

Deja un comentario