La importancia de un buen clima laboral

La importancia de un buen clima laboral

Pasamos mucho tiempo en el trabajo, nuestra “familia” o entorno más asiduo se convierte en los colegas de nuestra jornada laboral y por ello es tan importante disfrutar de un buen ambiente laboral. El clima laboral se construye a diario, no sólo debe asumirse como una política de empresa sino también como una verdadera voluntad de “buen rollo” por parte de los trabajadores. En este artículo queremos destacar la importancia de un buen clima laboral.

¿Por qué es importante mantener y alimentar un buen clima laboral? Básicamente porque favorece la buena convivencia entre los trabajadores. Además, está comprobado que un buen entorno de trabajo favorece la productividad del empleado.

Un correcto liderazgo hace que todos los hilos estratégicos que regulan el clima laboral estén alineados y en armonía, para ello es muy importante la comunicación y el compromiso. La ausencia de reconocimiento y los incentivos ante buenos resultados desmotivan a la plantilla generando un buzz negativo que afecta a todo el entorno y equipo de trabajo.

Si bien en épocas de crisis la movilidad laboral disminuye, dependiendo del sector, es importante no descuidar la fidelización de los trabajadores. Es muy habitual que ante un clima laboral negativo las plantillas se reduzcan poniendo en peligro los objetivos de negocio y el cumplimiento de ciertas tareas.

Veamos algunas claves para crear un buen clima laboral:

  • Autonomía: es importante que el trabajador tenga cierta autonomía y libertad en su trabajo para así poder comprometerse con él y sentirse realizado. En esta situación, el trabajador se sentirá proactivo sintiendo el trabajo como propio y llegando a resultados deseados.
  • Entorno: el entorno hace del día a día un lugar óptimo donde trabajar. Por ello se recomienda ambientar las condiciones físicas de una forma óptima: iluminación, mobiliario, tecnología, etc.
  • Organización y Liderazgo: se trata de un grupo de personas que interactúan para un mismo fin: el trabajo. Esto implica que cada uno tiene su particularidad, y para hacer que todo funcione es necesario contar con un buen liderazgo y correcta organización de los procesos. Esto no significa rigidez, sino cierto orden.
  • Reconocimiento y remuneraciones: la motivación es un factor imprescindible para un buen clima laboral, esto puede implicar bonus, premios, subidas de sueldo, entre otros.
  • Igualdad: establecer criterios justos comunes para todos hace que todos sean tratados bajo la igualdad.

 

Disfruta de un buen clima laboral con estas claves y maximiza resultados en tu empresa.

Deja un comentario