Dulces de Navidad: ¿cuáles son sus orígenes?

Dulces de Navidad: Sus orígenes

¿Qué te viene a la cabeza cuando piensas en la Navidad? Un árbol decorado, luces, el Belén, villancicos… Y seguro que una gran mesa con toda la familia reunida alrededor.

Las fechas navideñas son fechas de reunión, y son días en los que encadenamos comidas y largas sobremesas, repletas de tradicionales dulces de Navidad que nos harán engordar, de media, entre 2 y 4 kg. ¡Pero qué ricos que están!

Hoy en ConTuFamilia te contamos los secretos de los cinco dulces más típicos de la Navidad:

Turrón

Dulces de Navidad: Turrón de Alicante | ConTuFamilia

¿Qué sería de una cena de Nochebuena o una comida de Navidad sin turrón? Se tiene constancia de que fueron los árabes quienes introdujeron este dulce, y así lo reconoce el Consejo Regulador de las Indicaciones Geográficas Protegidas del Turrón de Jijona y Alicante. Además, está documentado que ya en el s.XVI se había establecido como costumbre navideña el consumo de turrón.

Hay también un cuento que narra un posible origen del turrón:

Hace muchos años, el Rey de entonces se casó con una princesa escandinava, quien abandonó sus tierras para instalarse aquí. Triste por no poder disfrutar de los paisajes nevados de su tierra de origen, el rey mandó plantar miles de almendros alrededor del castillo. De este modo, cuando florecieron, sembraron el paisaje de tonalidades blancas y aspecto de nieve, de modo que la nueva reina recuperó su sonrisa. Los habitantes de Jijona aprendieron a recoger los frutos de los almendros y a cocinar con ellos, creando así las primeras muestras de turrón.

Sin duda, el turrón es uno de los dulces de Navidad que no pueden faltar en tu mesa. Más allá de los tradicionales turrones de almendras, no podemos olvidar un gran clásico que no falta en ningún hogar: ¡el de chocolate!

 

Polvorones y mantecados

Dulces de Navidad: Polvorones y mantecados | ConTuFamilia

Los polvorones y mantecados son pequeñas tortas elaboradas con harina de trigo que en algunas regiones se consumen durante todo el año. Sin embargo, la Navidad es su gran época de esplendor, cuando son consumidos junto a turrones y almendras.

La diferencia entre los polvorones y los mantecados es que mientras éstos últimos están elaborados con manteca de cerdo, los polvorones incluyen almendra molida en diferentes proporciones.

El origen de ambos lo hallamos en la Estepa, en Andalucía, y se remonta al s.XVI. Debido a las grandes extensiones de bosques de encina, la cría de cerdo estaba muy extendida, por eso era habitual el uso de la manteca de cerdo en la repostería.

 

Galletas de jengibre

Dulces de Navidad: Galletas de jengibre | ConTuFamilia

En el norte de Europa se elabora pan de especias o pan de jengibre, unas galletas con un característico sabor a jengibre que se suele decorar con pasta de azúcar por encima.
Se cree que fue el monje armenio Gregorio de Nicópolis quien empezó a elaborar este dulce de Navidad. Tras mudarse a Francia en 992 enseñó su técnica a los sacerdotes franceses, y rápidamente se hizo popular.

Mazapanes

Dulces de Navidad: Figuritas de mazapán | ConTuFamilia

Son muchos los dulces elaborados con mazapán que se consumen a lo largo del año, sin embargo, también es conocido por ser uno de los más tradicionales postres de Navidad.

La primera referencia escrita de este producto data del año 1512, y aunque lo más probable es que sea de procedencia árabe, también se cree que el mazapán fue creado en el Convento de San Clemente de Toledo tras la batalla de las Navas de Tolosa, en 1212.

Son unos dulces elaborados con almendra, azúcar y en algunas variedades, con patata.

 

Panettone

Dulces de Navidad: Panettone | ConTuFamilia

El panettone es un postre tradicional de Milán (Italia), aunque ha ganado terreno en los últimos años en nuestro país.

Se trata de un gran bollo hecho con una masa de brioche, pasas y frutas confitadas, aunque también hay variedades que incorporan chocolate, y se documenta su consumo desde el s.XVI.

Según una de las leyendas que relatan su origen: “Hace más de cinco siglos un joven aristócrata se enamoró de la hija de un pastelero. Para demostrarle su amor, se hizo pasar por aprendiz e inventó un pan azucarado con frutas confitadas. Los milaneses empezaron a acudir en masa a la pastelería a pedir “el pan de Toni”, que así se llamaba el aristócrata. De ahí surgió el nombre “panettone””.

 

Tronco de NavidadDulces de Navidad: Tronco de Navidad | ConTuFamilia

El tronco de Navidad es un postre tradicional que se consume en muchos países europeos, en especial Francia, donde se denomina Buche de Noël.
Poco a poco, se ha hecho un hueco en nuestras mesas. ¿A quién no le apetece un bizcocho esponjoso cubierto de chocolate y relleno de crema de chocolate o café?
Se cree que surgió en el s.XIX y actualmente hay una gran de variedad de troncos de Navidad, con variaciones en el bizcocho, las cremas de relleno o incluso hechos con mazapán o helado.

 

Roscón de Reyes

Dulces de Navidad: Roscón de Reyes | ConTuFamilia

 

La noche del 5 al 6 de enero vienen los Reyes Magos cargados de regalos, y todos aprovechamos un día más para reunirnos y comer más dulces de Navidad. En esta ocasión, el clásico Roscón de Reyes, un bollo en forma de rosco, relleno de nata, crema, cabello de ángel o mazapán y coronado con frutas cristalizadas.

La tradición manda que entre su masa se escondan un obsequio y una haba. Quien encuentre el obsequio, será coronado con la corona que acostumbra a acompañar el roscón. Quien encuentre el haba, ¡deberá pagarlo!

Su origen se remonta al s. II a.C. y se atribuye a una tradición pagana en la que a mediados del mes de diciembre, tras la finalización de los trabajos en el campo, se realizaban unas celebraciones llamadas “Las Saturnales“, en las que se festejaba la finalización de la temporada. Este postre se convirtió en uno de los más populares, y tras el fin de la persecución a los cristianos y la desaparición progresiva de las celebraciones paganas, esta costumbre perduró en el tiempo hasta nuestros días.

 

Conviene recordar que la mayoría de estos dulces de Navidad incorporan frutos secos, muy beneficiosos en el control del colesterol, pero también incorporan grandes cantidades de azúcar y grasas, lo que hace que tengan un gran aporte calórico. ¡Hay que comerlos con moderación!

 

Deja un comentario