Cuidados en el hogar: Accidentes domésticos más comunes

Cuidados en el hogar: Accidentes domésticos más comunes

“Hogar dulce hogar”, esta frase alberga no solo un lugar en nuestra cabeza sino también en nuestras emociones. Como en casa ningún lado, y por ello invertimos tantos esfuerzos, cuidados y cariño a nuestro hogar ya que éste es el refugio perfecto para la familia. Sin embargo bajo ese mismo techo y esas cuatro paredes también hay lugar para los accidentes domésticos, esos descuidos del día a día que pueden darnos grandes dolores de cabeza. ¿Cuáles son los accidentes domésticos más habituales?

Para cuidar de tu familia y preservar la seguridad en casa, en ConTuFamilia hemos realizado una pequeña lista de los accidentes del hogar más comunes para así ser precavidos y tomar cartas en el asunto en caso de que se puedan realizar ciertos cambios de seguridad en casa. Veamos:

Asfixia o sofocaciones: este tipo de accidente doméstico tiene dos causas principales, la asfixia por la ingesta de ciertos alimentos (huesos de pollo, huesos de olivas, etc.) y por la ingesta de objetos pequeños por parte de los más pequeños del hogar, los niños. Es importante mantener los objetos pequeños susceptibles de atragantamiento a resguardo de los más pequeños. También los escapes de gas en el hogar son peligrosos.

Intoxicaciones y/o Envenenamientos: se caracteriza por la ingesta de ciertos alimentos en mal estado, ciertos medicamentos o productos químicos de limpieza u otros. Se recomienda guardar bajo llave o lejos del alcance de los más pequeños este tipo de productos, como etiquetar claramente el tipo de producto que contiene un recipiente.

Alergias: ya sean alergias respiratorias o alimentarias, es importante mantener el ambiente limpio de aquellos agentes que causan alergia. La alimentación también es susceptible de alergias, por ello es importante vigilar la compatibilidad y las transferencias de los alimentos a la hora de manipularlos y cocinarlos.

Quemaduras: la cocina es el centro principal de quemaduras al manipularse objetos calientes como ollas, cacerolas, sartenes, cazos, etc. Es importante utilizar paños, guantes o agarraderas para evitar cualquier tipo de quemaduras. También se han detectado quemaduras por accidentes con planchas de ropa, secadores de pelo, estufas, etc.

Incendios: un paño olvidado cerca de los fogones, un cortocircuito, una vela o incienso mal apagado y otras causas pueden causar incendios en el hogar. Es importante vigilar estos descuidos y tener avalado y certificado un extintor de fuego.

Caídas: un resbalón se puede convertir en un serio accidente, por ello se recomienda tener los suelos ordenados y limpios (evitar objetos dispersos, zonas resbaladizas con aceite u otros líquidos, etc.) El baño y la bañera son escenarios muy típicos de caídas.

Cortaduras: el uso de objetos punzantes como cuchillos, artefactos de bricolaje pueden ser responsables de heridas y cortes en la piel. Cuidado a la hora de su manipulación.

Electrocuciones: las fallas eléctricas, el cambiar una lamparita de luz, utilizar descalzo o con humedad corporal ciertos electrodomésticos pueden ser causas de electrocuciones. Es importante tomar precauciones a la hora de trabajar con electrodomésticos y la electricidad y llamar a un especialista ante cualquier incidencia.

Lesiones por arma de fuego: las casas que disponen de armas de fuego suman un nuevo peligro al hogar. este tipo de accidentes suceden al estar limpiando el arma.

 

Cuida a tu familia de los posibles accidentes domésticos, y disfruta de un “hogar, dulce hogar”.

 

 

Deja un comentario