Consejos para un buen descanso en verano

Consejos para un buen descanso en verano

Hay veces que el verano no es sinónimo de buen descanso. El insomnio y la dificultad de conciliar el sueño se vuelve nuestra peor pesadilla estando de vacaciones. Los nuevos aires, colchón y almohada poco familiar, los horarios cambiados, la falta de rutina… cada uno de estos detalles suman puntos para que dormir bien durante las vacaciones de verano sea toda una hazaña. ¿Cómo conseguir un buen descanso durante las vacaciones?

El buen dormir es primordial para nuestro organismo, no sólo porque significa una recarga de energías sino que también el dormir activa la producción de hormonas que sólo se generan mientras dormimos. Por ello en ConTuFamilia queremos compartir algunos consejos para que logres un buen descanso:

Relajación: Muchas veces las preocupaciones y la ansiedad hacen que nuestra voluntad de conciliar el sueño sea un objetivo imposible. Por ello es importante intentar técnicas de relajación para liberar de tensiones tanto músculos como la cabeza.

Hacer deporte: Realizar ejercicio relaja. Si practicas algún deporte durante el día tu cuerpo estará más predispuesto a un buen descanso. Disfruta del día para tener un buen descanso por la noche.

Hábitos y costumbres: Es importante que te acostumbres a tu nuevo colchón y a tu almohada, ya que será donde dormirás a lo largo de los días. Intenta dormir siestas, mirar la tele desde allí para que tu cuerpo se vaya amoldando a tu nueva cama. También los ruidos del entorno pueden afectar tu sueño, con el paso de los días tu oído y cerebro se irán acostumbrando a ellos y el estado de alerta irá disminuyendo pudiéndote relajar y tener un buen descanso.

Accesorios de dormir: Si prefieres utilizar ciertos accesorios para tener un buen descanso, tal vez puedas optar por objetos como antifaces para dormir, bolsitas relajantes de lavanda, tapones para los oídos, entre otros. Intenta detectar qué es lo que más obstaculiza tu dormir, y encuentra una solución práctica.

Un baño relajante: Las altas temperaturas pueden alterar tu sueño, por ello antes de que te vayas a la cama puedes darte un baño de agua fría relajante para conciliar más fácilmente el sueño. Además, puedes complementarlo con un suave masaje con esencias aromáticas para que estos olores relajen tu cuerpo.

Alimentación: Intenta comer muy ligero por las noches, ya que una mala digestión puede darte una mala noche. Intenta comer fruta, verduras, etc.

Vestimenta: Adapta tu cuerpo y entorno a las temperaturas. Ya sea si duermes con ventilador o aire acondicionado, vístete para ir a la cama de forma cómoda y ligera con ropa de algodón que permita la circulación del aire.

¡Este verano que nada te quite el sueño y disfruta!

Deja un comentario